¿Cuántas veces has escuchado una palabra en el argot flamenco y no sabes qué significa?

Obviamente, es bonito conocer el mundo de la guitarra y todos sus secretos.

Tampoco hay que pasar por alto la historia del flamenco. De donde nacen los palos que mas te gustan y qué vivieron los artistas, que con sus cantes y su forma de expresión, llegan a los más profundo de tu sentir.

Dentro de esas expresiones, ya sean: cantadas, tocadas o bailadas. Siempre hay una especie de feedback que parece innato al aficionado u oyente flamenco.

Ni que decir tiene de qué palabra estamos hablando. Estoy seguro que ya la has pensado.

De hecho, una de las primeras palabras que escucha y suele aprender un niño pequeño nacido en Andalucía, todos sabemos cual es: ¡Olé!

 

Ole y la conexión con Dios

El origen de la palabra «Ole» viene directamente del árabe: “Allah”, que significa “Dios”

Esta palabra, dentro de su sencillez, aunque parezca mentira, guarda una gran complejidad dentro de esa expresión. No solo expresa un fragmento flamenco de alta transmisión emocional.

Es más que eso…

Es la liberación de algo que yace dentro de nuestro sentimiento. Algo que está pidiendo libertad. Algo que, sinceramente, es inefable. Solo tienes que estar ahí y sentirlo. Es parte de un lenguaje entre el emisor y la audiencia. 

Si quieres profundizar más sobre este tema, no puedes pasar por alto el libro de Antonio Manuel «Flamenco, Arqueología de lo Jondo». Es un libro absolutamente extraordinario. La primera vez que lo leí, sentí esa conexión que me faltaba para entender algunas cosas del flamenco que estaban dentro de mí y que no sabía expresar… Si quieres sentir y saber qué sientes, tienes que leerlo.

 

Pero hay mucho más…

Sin embargo, seguro que has escuchado varias palabras en el argot flamenco y no has logrado encontrarle el significado. O quizás, por el contexto, hayas podido saber qué quiere decir esa palabra, pero quizás en su momento por no preguntarlo, te quedaste con la duda.
En el post de hoy, vamos a hacer un pequeño repaso de algunas de esas palabras flamencas que más has podido oir. Vamos allá:

  • Soniquete: procede de la palabra “son”. Su significado hace referencia al compás y al ritmo que imprime el artista. Cuando se dice que un artista tiene “soniquete”, se habla de que tiene una expresión particular, que saber gustar y que, sobre todo, suena distinto a las demás expresiones de otros artistas. “¡Qué soniquete lleva con la guitarra!”. En lo que a nosotros, los guitarristas, nos compete, alcanzar a tener ese soniqueto o soniquetazo (como el caso de algunos monstruos como Diego del Morao), es una cuestión de estudio, trabajo, más estudio y más trabajo.

  • Pellizco: Esta palabra hace alusión a una conmoción que produce el artista con determinadas expresiones en el ánimo de quien los escuchan o lo presencian. Cuando el pellizco viene, no se puede explicar, pero sabes que te encoges de hombros y algo ha hecho dentro de ti. Esta expresión, prácticamente en la mayoría de los casos lleva intrínseca un “Olé” que refleja dicho sentir. Ese pellizco hace que a veces te den ganas de «romperte la camisa» algo que aparece en la tema «Soy gitano» de Camarón de la Isla. Es como una manera de decir, NO SE PUEDE TENER MÁS ARTE…

  • Duende: en el flamenco es un «encanto misterioso e inefable». Dicen los flamencólogos que es un poder misterioso que todos sienten y que ningún filósofo explica. En el imaginario flamenco, el duende va más allá de la técnica y de la inspiración. Es la expresión de la magia del flamenco. Para buscar al duende no hay mapa ni ejercicio. Cuando un artista flamenco experimenta la llegada de este misterioso encanto, se emplean las expresiones «tener duende» o cantar, tocar o bailar «con duende». ¡Anoche se apareció el duende! Con el tema del duende tengo una anécdota muy graciosa que me ocurrió con Diego, un alumno de la Academia de Sudáfrica. Hablando con él e intentando explicarle una soleá en inglés, salió la expresión «El duende» del flamenco. La traducción literal de duende al inglés es «elf», es decir: Elfo. No puedes imaginarte la cara que puso Diego al pensar en los Elfos y el Flamenco… por un momento no sabía exactamente qué tenían que ver esos duendecillos verdes con un arte como el nuestro. Al final, le expliqué que la traducción más cercana debía ser «Soul» Alma… Entonces lo entendió.

Puedes ver la parte del «Duende-Elfo» en el minuto 6:22 de este vídeo.

 

  • Quejío: es la acción de quejar la voz. Es un paradigma del cante flamenco, momento cumbre en la interpretación del cante, donde parece que el cantaor desgarra la voz y sientes que el cante duele. No suelen darse muchos quejíos a lo largo de un espectáculo, pero cuando llega, sabes que el cantaor está en su momento mas alto de la expresión que lleva consigo mismo. Ese «Quejío» a veces puede ser desgarrador… Te embriaga o te deja absolutamente en shock. En una seguiriya por ejemplo, el cantaor puede llegar a tu corazón y dejarte extasiado contando te esa historia que resuena en nuestras almas sobre amores, desamores, injusticias, la vida y la muerte. Tienes que escuchar y sentir… solo eso… escuchar y sentir.

Si te gustó este post, compártelo con tus amigos. Y te recuerdo, que además si quieres aprender a tocar la guitarra, puedes entrar en Aprendeguitarra.es y probar durante 7 días de manera totalmente gratis. Nos vemos dentro.

Salú y compás!!!!

 

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: Promedio: 0)
Abrir chat
¿Quieres aprender a tocar la guitarra?