No quiero ser catastrofista ni nada de eso. Solo quiero que conozcas la realidad del día a día de los guitarristas en particular y de los músicos en general.

Tanto si ya tocas la guitarra como si estás aprendiendo, hoy quiero hablar de este tema precísamente porque estoy pasando por una tendinitis en el hombro derecho que me está haciendo la vida imposible. 

Y no exagero. No puedo dormir bien porque el dolor no me deja mantener una postura en la cama que me de consuelo. Tomo pastillas cada 4 horas para mantener a raya el dolor, y aún así estoy mal. Ya afecta a mi estado de ánimo y te voy a explicar por qué he llegado a este punto para que a ti no te pase. 

Lo primero que debes saber es que cuando os digo que “cuando empezamos a estudiar guitarra, nuestros dedos se convierten en atletas de élite” no es una frase hecha ni uno de esos titulares que buscan un click en la red. Es absolutamente cierto. Pasamos de hacer una serie de movimientos con nuestros dedos que son habituales, como coger un vaso, enviar un whatsapp… a exigirles movimientos rápido, precisos y REPETITIVOS. Esta es la clave de las tendinitis. 

La tendinitis es la inflamación o la irritación de un tendón, las cuerdas fibrosas que unen el músculo al hueso. Este trastorno causa dolor y sensibilidad justo afuera de la articulación.

Seguro que has escuchado alguna vez cosas como:

  • Codo de tenista
  • Codo de golfista
  • Hombro de lanzador (esto es más americano)

Pues bien, todos son tipos de tendinitis y la causa está clarísima: se producen al realizar movimientos repetitivos con una misma articulación. 

Por eso, cuando estamos estudiando, por ejemplo, el picado de “Entre dos aguas” del maestro Paco de Lucía, nos “machacamos” una y otra vez repitiendo pasajes de picados que hacen que con el tiempo memoricemos, entendamos y los podamos tocar sin problemas. 

Pero, ¿Qué debemos hacer para evitar una tendinitis?

Pues es bastante sencillo. Te voy a dar varios consejos básicos que yo intento en la medida de mis posibilidades seguir a rajatabla. 

1. Haz un buen calentamiento antes de estudiar. Y cuando digo calentamiento, me refiero a realizar ejercicios y estiramientos de dedos, muñecas, hombros, cuello, espalda… Ojo, la tendinitis solo te avisa una vez, a la segunda se convierte en dolor insoportable, por lo que escucha a tu cuerpo. 

2. Realiza sesiones de estudio cortas y focalizadas en vez de largas y dispersas. Está más que demostrado que cuando estudiamos de manera focal, es decir, concentrados en un único estudio o falseta o tema que queremos montar, éste se memoriza mucho más rápido. Para esto yo utilizo la técnica Pomodoro. Ya la he nombrado en alguna ocasión. A mi me funciona. Si quieres saber más sobre esta técnica, te recomiendo que descargues el ebook “Guía para convertirte en un Guitarrista PRO” donde hablo de ella y te la explico. 

3. Molestia Vs. Dolor. “-Maestro, me duelen los dedos…” Esta frase la escucho infinidad de veces a lo largo de la semana y mi respuesta siempre es la misma. ¿Tienes dolor o es una molestia? Ojo… no tiene nada que ver. Cuando hacemos algo nuevo con nuestras manos es normal sentir molestias, por lo que si es eso, una molestia, debes seguir intentándolo. La cosa cambia cuando esa molestia se convierte en dolor. Si duele, para. Así de sencillo. Si pones la mano encima de una llama te quemas y la quitas… pues aquí es igual. ¿Duele? ¡Para!

4. Mi último consejo es sobre el hábito de estudio. A mayor hábito de estudio, es decir, a más tiempo estudiando y trabajando sobre tu guitarra, más acostumbrados estarán tus tendones y músculos a esas nuevas posiciones que ejerzan tus manos. Evidentemente, no hablo de higiene postural, porque eso se supone que debemos tenerlo clarísimo. Algún día os hablaré del “Síndrome del alcahuete/a”… jeje.  

Vale. Está claro… y si yo se tanto sobre esto por qué estoy tan j****mente mal con una tendinitis. Pues es sencillo. Te acostumbras a hacer cosas, te relajas, no sigues estas recomendaciones y en un momento de pico de trabajo te das la paliza padre. Resultado. El trabajo sale hacia adelante. Pero pagas un precio muy caro. 

Con un poco de suerte, mi tendinitis en 4 o 5 días habrá desaparecido. A base de, fisio, hielo, calor y un montón de pastillas. 

Por eso, mi recomendación de hoy, basada en la mala experiencia que estoy sufriendo es: no seas bruto/a. Estudia con cabeza. Estudia con sentido. Descansa. De poco vale que hoy estudies 5 horas y en los próximos 6 días no cojas la guitarra ni para cambiarla de sitio. 

Y si ya es tarde, como me ha pasado a mí, paciencia y ciencia… ve a tu médico y a tu fisio de referencia y ponte en sus manos. Ellos podrán ayudarte. 

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: Promedio: 5)
Abrir chat
¿Quieres aprender a tocar la guitarra?